miércoles, enero 21, 2009



video

Dedico esta canción a todos aquellos que han sufrido algún desengaño.

Il vivait en dehors des chemins forestiers,
Ce n'était nullement un arbre de métier,
Il n'avait jamais vu l'ombre d'un bûcheron,
Ce grand chêne fier sur son tronc.

Il eût connu des jours filés d'or et de soie
Sans ses proches voisins, les pires gens qui soient,
Des roseaux mal pensant, pas même des bambous,
S'amusant à le mettre à bout.

Du matin jusqu'au soir ces petit rejetons,
Tout juste cann' à pêch', à peine mirlitons,
Lui tournant tout autour chantaient, in extenso,
L'histoire du chêne et du roseau.

Et, bien qu'il fût en bois, les chênes, c'est courant,
La fable ne le laissait pas indifférent.
Il advint que lassé d'être en but aux lazzi,
Il se résolut à l'exi(l).

A grand-peine il sortit ses grands pieds de son trou
Et partit sans se retourner ni peu ni prou.
Mais, moi qui l'ai connu, je sais qu'il souffrit
De quitter l'ingrate patri'.

A l'oré' des forêts, le chêne ténébreux
A lié connaissance avec deux amoureux.
"Grand chêne, laisse-nous sur toi graver nos noms..."
Le grand chêne n'a pas dit non.

Quand ils eur'nt épuisé leur grand sac de baisers,
Quand, de tant s'embrasser, leurs becs furent usés,
Ils ouïrent alors, en retenant des pleurs,
Le chêne contant ses malheurs.

"Grand chên', viens chez nous, tu trouveras la paix,
Nos roseaux savent vivre et n'ont aucun toupet,
Tu feras dans nos murs un aimable séjour,
Arrosé quatre fois par jour."

Cela dit, tous les trois se mirent en chemin,
Chaque amoureux tenant une racine en main.
Comme il semblait content ! Comme il semblait heureux !
Le chêne entre ses amoureux.

Au pied de leur chaumière ils le firent planter.
Ce fut alors qu'il commença de déchanter
Car, en fait d'arrosage, il n'eut rien que la plui',
Des chiens levant la patt' sur lui.

On a pris tous ses glands pour nourrir les cochons,
Avec sa belle écorce on a fait des bouchons,
Chaque fois qu'un arrêt de mort était rendu,
C'est lui qui héritait du pendu.

Puis ces mauvaises gens, vandales accomplis,
Le coupèrent en quatre et s'en firent un lit.
Et l'horrible mégère ayant des tas d'amants,
Il vieillit prématurément.

Un triste jour, enfin, ce couple sans aveu
Le passa par la hache et le mit dans le feu.
Comme du bois de caisse, amère destinée !
Il périt dans la cheminée.

Le curé de chez nous, petit saint besogneux,
Doute que sa fumé' s'élève jusqu'à Dieu.
Qu'est-c' qu'il en sait, le bougre, et qui donc lui a dit
Qu'y a pas de chêne en paradis ? (bis)
(Letra y música: Georges Brassens)


TRADUCCIÓN
El gran roble



Vivía fuera de los caminos forestales,

No era para nada un árbol con carrera,

No había visto nunca la sombra de un leñador,

Este gran roble orgulloso sobre su tronco.



Hubiese conocido días dorados

Sin sus vecinos de al lado, gente de la peor calaña,

Cañas mal pensantes, y no precisamente de bambú, (2)

Que se burlaban hasta sacarlo de sus casillas.



Desde la mañana hasta la noche, estos retoños,

Apenas cañas de pescar, apenas flautas de caña,

Girando alrededor de él cantaban, por lo extenso,

La historia del roble y la caña.



Y, aunque fuese de madera, en los robles, es normal,

La fábula no lo dejaba indiferente.

Ocurrió que cansado de estar expuesto a las bromas,

Decidió exiliarse.



Con gran pena sacó sus grandes pies de su agujero

Y se marchó sin volver la cabeza para nada.

Pero, yo que lo conocí, yo sé que le dolía

Dejar la ingrata patria.



En los límites del bosque, el roble melancólico

Trabó amistad con dos enmorados.

“Gran roble, déjanos grabar en ti nuestros nombres...”

El gran roble no dijo que no.



Cuando hubieron agotado su gran saco de besos,

Cuando, de tanto besarse, sus bocas se cansaron,

Oyeron entonces, aguantando las lágrimas,

A la encina contar sus desgracias.



“Gran encina, vente a nuestra casa, tu encontrarás la paz,

nuestras cañas saben vivir y no tienen desfachatez,

tu tendrás en nuestros muros una agradable estancia,

regado cuatro veces al día.”



Dicho esto, los tres juntos se pusieron en camino,

Cada enamorado llevando una raiz en la mano.

¡Qué contento parecía! ¡Qué feliz parecía!

El roble entres sus enamorados.



Al pie de su cabaña, lo hicieron plantar.

Y fue entonces cuando comenzó a desengañarse

Pues, para regarlo, no hubo más que la lluvia,

Y los perros que levantaban la pata sobre él.



Cogieron todas sus bellotas para alimentar a los cerdos,

Con su bella corteza hicieron tapones,

Cada vez que se firmaba una sentencia de muerte,

Era a él a quien le tocaba el ahorcado.



Luego, esta mala gente, vándalos en toda regla,

Lo cortaron en cuatro para hacerse una cama,

Y como la horrible arpía tenía un montón de amantes,

Envejeció prematuramente.



Un triste día, por fin, esta pareja sin escrúpulos (1)

Lo pasó por el hacha y lo puso en el fuego.

Como madera de un caja, ¡amargo destino!

Pereció en la chimenea.



El cura de nuestro pueblo, santito menesteroso,

Duda que su humo se eleve hasta Dios.

¿Qué sabe él de esto, el bribón, y quién le ha dicho

que no hay robles en el paraíso?

¿que no hay robles en el paraíso?

17 comentarios:

Margalida dijo...

¿quién es que toca la guitarra?
Me gusta esta canción, las canciones francesas tienen una musicalidad especial entre dramático-bailarín.

Vicente dijo...

Hola, Margalida,
El video lo he sacado de youtube. El que canta y toca la guitarra es un artista aficionado como los que puede haber entre nosotros que, ni siquiera suben a un escena. Se trata de una grabación casera. Por lo menos, eso es lo que parece. La canción es de Georges Brassens (letra y música.) Habla de la historia de un roble que, cansado de las burlas de que es objeto por parte de unas cañas, se decide a abandonar el lugar... Si no entiendes la letra, puede traduciterla.

Vicente dijo...

Fe de erratas,
Donde dije: "Si no entiendes la letra, puede traduciterla.", debí decir: "Si no entiendes la letra, puedo traducirterla".

Margalida dijo...

Sí me encantaría pues la musicalidad que tiene me gusta.
Los idiomas no son mi fuerte y no he entendido la letra.

No sabía si eras tú que tocabas la guitarra y te habría hecho preguntas pues encontraba que la tocaba muy bien.

Vicente dijo...

Hola, Margalida,
Aquí tienes la traducción. He hecho trampa. Es un copypaste. No la he traducido yo.

El gran roble



Vivía fuera de los caminos forestales,

No era para nada un árbol con carrera,

No había visto nunca la sombra de un leñador,

Este gran roble orgulloso sobre su tronco.



Hubiese conocido días dorados

Sin sus vecinos de al lado, gente de la peor calaña,

Cañas mal pensantes, y no precisamente de bambú, (2)

Que se burlaban hasta sacarlo de sus casillas.



Desde la mañana hasta la noche, estos retoños,

Apenas cañas de pescar, apenas flautas de caña,

Girando alrededor de él cantaban, por lo extenso,

La historia del roble y la caña.



Y, aunque fuese de madera, en los robles, es normal,

La fábula no lo dejaba indiferente.

Ocurrió que cansado de estar expuesto a las bromas,

Decidió exiliarse.



Con gran pena sacó sus grandes pies de su agujero

Y se marchó sin volver la cabeza para nada.

Pero, yo que lo conocí, yo sé que le dolía

Dejar la ingrata patria.



En los límites del bosque, el roble melancólico

Trabó amistad con dos enmorados.

“Gran roble, déjanos grabar en ti nuestros nombres...”

El gran roble no dijo que no.



Cuando hubieron agotado su gran saco de besos,

Cuando, de tanto besarse, sus bocas se cansaron,

Oyeron entonces, aguantando las lágrimas,

A la encina contar sus desgracias.



“Gran encina, vente a nuestra casa, tu encontrarás la paz,

nuestras cañas saben vivir y no tienen desfachatez,

tu tendrás en nuestros muros una agradable estancia,

regado cuatro veces al día.”



Dicho esto, los tres juntos se pusieron en camino,

Cada enamorado llevando una raiz en la mano.

¡Qué contento parecía! ¡Qué feliz parecía!

El roble entres sus enamorados.



Al pie de su cabaña, lo hicieron plantar.

Y fue entonces cuando comenzó a desengañarse

Pues, para regarlo, no hubo más que la lluvia,

Y los perros que levantaban la pata sobre él.



Cogieron todas sus bellotas para alimentar a los cerdos,

Con su bella corteza hicieron tapones,

Cada vez que se firmaba una sentencia de muerte,

Era a él a quien le tocaba el ahorcado.



Luego, esta mala gente, vándalos en toda regla,

Lo cortaron en cuatro para hacerse una cama,

Y como la horrible arpía tenía un montón de amantes,

Envejeció prematuramente.



Un triste día, por fin, esta pareja sin escrúpulos (1)

Lo pasó por el hacha y lo puso en el fuego.

Como madera de un caja, ¡amargo destino!

Pereció en la chimenea.



El cura de nuestro pueblo, santito menesteroso,

Duda que su humo se eleve hasta Dios.

¿Qué sabe él de esto, el bribón, y quién le ha dicho

que no hay robles en el paraíso?

¿que no hay robles en el paraíso?

Se mete un poco con el cura del pueblo. Pero no lo hace con mala intención. De todas maneras, se pierde mucho al traducir a otro idioma.

Vicente dijo...

Las tres últimas líneas es un comentario mío.

Margalida dijo...

Me ha gustado mucho la letra también.
Me hago una pequeña idea, lo mismo de cuando traduzco al castellano algo si me ha surgido en mallorquín, no tiene la misma gracia ni entonación.
Paciencia. Como antes la he oido en francés la próxima vez la entenderé más.
No me esperaba esta historia, me ha recordado a mi acebuche que era también enorme.

Vicente dijo...

Hola, aquí radio Vicente.
Además te traduzco la canción de la entrada anterior. Sigo haciendo trampa. Es un copia pega. ¡Jolín, qué gandul que estoy hecho!

Por el pequeñín que muere cerca de su madre
mientras que otros niños se divierten en el patio
y por el pájaro herido, ¡todos sabemos cómo!
su ala de repente se ensangrenta y desciende,
por la sed y el hambre y el delirio ardiente
yo te ruego, María.

Por los niños golpeados por el borracho que vuelve a su casa,
por el asno que recibe patadas en el vientre
y por la humillación del inocente castigado,
por la virgen vendida que han desnudado,
por los hijos cuya madre ha sido insultada,
yo te ruego, María.

Por la vieja que, tropezando bajo demasiado peso
grita: “¡Dios mío!”, por el desgraciado cuyos brazos
no pudieron apoyarse sobre un amor humano
como la Cruz del Hijo sobre Simón de Cirene,
por el caballo caído bajo el carro que arrastra
yo te ruego, María

Por los cuatro horizontes que crucifican al mundo,
por todos los que cuya carne se desgarra o sucumbe,
por los que no tienen pies, por los que no tienen manos,
por el enfermo que es operado y que gime,
y por el justo puesto a la altura de los asesinos,
yo te ruego, María.

Por la madre que se entera que su hijo está curado,
por el pájaro que llama al pájaro caído del nido,
por la hierba que tiene sed y recoge el aguacero,
por el beso perdido que por amor se vuelve a dar,
y por el mendigo que encuentra su moneda,
yo te ruego, María.

Margalida dijo...

Es precioso Vicente, tienes una sensibilidad muy bonita. Desconocía que fueras tan sensible. En los próximos comentarios me fijaré un poco más en lo que dices.
Que Dios te la conserve.
Saludos.

Gloria dijo...

Vicente amigo, estás contento?? sí mejor, yo también, pero siempre habrá gente que nos atacará por hangas o por mangas, tenemos que fortalecernos.
Gracias por traducir la canción muy bonita.
Deberías postear más a menudo!!!Te mando un abrazo y un saludo cariñoso y gracias por permancer ahí en los peores momentos, eramos pocos en ese momento, Gloria

Gloria dijo...

Vicente te vengo a invitar a un blog que tengo nuevo para compartir ideas y pensamientos, por si quieres ir (estoy invitando sólo a los más cercanos aunque es un blog abierto) se llama

http://lafeyelamor.blogspot.com estás invitado para cuando quieras ir.
cariños, Gloria

Margalida dijo...

Hola Vicente hoy sales ya de mayorcito. Has crecido mucho eh...
Supongo que todos somos muy diferentes de como nos vamos imaginando que somos.
Me ha sorprendido tu cara. Me ha sorprendido por la similitud con algunas personas que conozco.
Será demasiado el día que todos pongamos nuestra foto tal cual somos. je...je

¿eres tú el de la foto?

Felicitas dijo...

Muchas gracias Vicente por tu defensa en el Forty blog. Esas cosas no so olvidan, y tu intervención te honra y habla muy bien de tu corazón.
Un abrazo fraterno.
;O)

Felicitas dijo...

Gracias de nuevo, Vicente. Eres mi angel de la guarda.
Besos.
;O)

Gloria dijo...

Hola Vicente, te vine a ver, hoy te vì donde Forty, trata de ir más seguido yo te echo de menos cuando no vas. de verdad. xxGloria

cevugown dijo...

My cousin recommended this blog and she was totally right keep up the fantastic work!

clomid

piwibrim dijo...

I’ve been into blogging for quite some time and this is definitely a great post.Cheers!

generic paxil


COLABORA CON HAITÍ (Pinchar.)

Mi pueblo

Mi pueblo
Su casco viejo

Soy cristiano. Creo en Dios.

Soy cristiano. Creo en Dios.
¿y qué?

¡Viva el aceite de oliva!

¡Viva el aceite de oliva!
Fuente de salud

La Virgen de las Maravillas; Patrona de Cehegín

La Virgen de las Maravillas; Patrona de Cehegín
Talla del siglo XVIII; de mano del escultor napolitano, Nicolas Fumo

Seguidores